Contáctenos

Tiene guasa la cosa

presion-altaTiene guasa la cosa.  Nos acercamos a los 4 millones de parados inscritos en los Servicios Públicos de Empleo y parece que el enfermo está algo mejor, porque la fiebre no ha subido hasta donde se podía suponer, ha subido menos de lo previsto.  Mientras tanto nos sentimos abrumados por la miles de propuestas que desde las alternativas de gobierno se lanzan para que el «encamado» no sufra una desidratación total.  Tiene guasa la cosa.

Algo más de 120.000 desempleados han pedido la ayuda de los llamados 400 €, ayuda que debe ir acompañada con el seguimiento de un itinerario de formación para el empleo.  ¿Alguien ha definido Formación para el Empleo?.  ¿Cómo es posible definir Formación para el Empleo si en la parte de oferta nuestro mercado es totalmente opaco?  Hace ya años que en nuetro país vecino, al norte, todos los años se hace una encuesta, a través de las organizaciones sindicales, entre empresas y organizaciones para conocer los perfiles profesionales que van a necesitar en el siguiente ejercicio; una manera bastante pragmática de conocer las necesidades de empleadores y con ello preparar la formación para el empleo.

El mercado de trabajo no deja de ser un mercado, nos pese lo que nos pese.  Existe una oferta y una demanda, como la oferta y la demanda no se conozca el mercado será ineficiente. En España no sólo tenemos un mercado, tenemos 17 lo que complica más si cabe la gestión de la información, básica para hacerlo más transparente y para generar más posibilidades.

La rápida incorporación de las personas que se quedan sin trabajo a un nuevo puesto es el punto más importante de todo este ciclo, un elemento sin el cual remontar la actual situación será más dificil, no sólo por los retrasos en el consumo, sino por la desmotivación, la falta de compromiso y otras variables a las que por no poder asignar un valor, no pensamos en ella.  Ya se sabe que los novillos más toreados son los más resabiados.  Tiene guasa la cosa.

Mientras todo esto ocurre los creadores de empleo, no grandes empresas, el verdadero tejido empresarial de pequeñas empresas se sienten cada vez más solas, cuando no más presionadas por las circunstancias.  Acabamos de iniciar un proceso de italianización de nuestro país, que sea parabien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.