Contáctenos

¿Sociedad de la información, Sociedad Red o Sociedad Reflexiva?

Se habla mucho de sociedad desinformada y, la verdad, preferiría hablar de Sociedad Reflexiva. Estaremos todos de acuerdo en que existe sobrecarga de información y es precisamente esa sobrecarga la que produce desinformación. Antes de la Sociedad Red (término que debemos a Manuel Castells) cuando nos pedían en el colegio un trabajo en ciencias, por ejemplo, hábleme de los anfibios, llegábamos a casa y en el mejor de los casos nos íbamos a la estantería del salón de nuestros padres y ahí estaba nuestra fuente de conocimiento, la enciclopedia; ordenada en tomos de la A a la Z, ¡qué maravilla!, cogíamos el primero de los tomos “A” y buscábamos la palabra Anfibios.

 
Reflexiona

Cuando lo encontrábamos mirábamos cuantas páginas le dedicaban a ese tema y en función de la extensión que nos habían marcado en el colegio, nos poníamos como locos de contentos cuando se cubrían nuestras expectativas y teníamos buen material para trabajar.

Pues bien, es poca la gente que hoy se dirige a esa fuente, entre otras cosas porque seguramente, el lugar privilegiado que tenía la Larousse en la estantería, ahora es ocupado por un recipiente de cristal, con piedras de río y una caña de bambú; o por un disco duro con gran capacidad para ver y oír tantas cosas como quieras, o por un plasma donde el presentador parece estar sentado en tu salón y como no, un fantástico ordenador o dispositivo «X» que “aparentemente” nos da todo lo que necesitamos; y efectivamente en ese aparato de pequeñas dimensiones, hoy, tenemos todo lo que en su día habíamos soñado a golpe de “click” o de “touch”.

Lo que ocurre es que es tan sencillo como peligroso. Hay tanta información que, o tenemos claro lo que buscamos, o nos volvemos locos. De ahí mi visión de sociedad reflexiva porque toda esa sobrecarga de información necesariamente conlleva a la reflexión: qué me sirve y para qué me sirve son las preguntas adecuadas, ya no importa tanto el qué sino el para qué.

Todo esto no quiere decir que esté en contra de los avances de la tecnología, simplemente que la sociedad ya no funciona como antes, ahora las formas de vida se conforman como redes, y éstas se caracterizan por su ubicuidad y por la velocidad en la difusión de la información y la comunicación, es en ese entramado en el que nos tenemos que fijar para poder entender la sociedad tal y como es presentada hoy.

9 comentarios en “¿Sociedad de la información, Sociedad Red o Sociedad Reflexiva?”

  1. Estoy contigo en muchos de los puntos de tu post, Ainhoa. Y resalto éste :» Hay tanta información que, o tenemos claro lo que buscamos, o nos volvemos locos.»
    Y a esto añado ¿todo lo que se publica es cierto? ¿Existe? ¿es real?.Y algo preocupante, lo que se dice y leemos ¿Es verdad?. ¡¡Cuantas mentiras escondidas!!, !!Cuánta información falsa o errónea!!. ¿Habéis leído noticias médicas o tecnológicas? cuando he querido contrastar alguna con expertos, en ocasiones se llevan las manos a la cabeza por las barbaridades que se vierten.
    ¿Necesitan todas estas publicaciones un «Nihil obstat» como antaño?…lo malo es ¿quién lo daría?

  2. Ainoha, es fantastico poder acceder a la información que necesitas con tanta inmediatez y diversidad. Hay que evitar que el exceso de información no te «aplaste». Javier Rodriguez Zapatero, Director General de Google dijo en una comida de trabajo que antes quientenía la información tenía el poder, pero ahora el poder lo tiene quien sabe encontrar la información, porque toda está ahí, sólo hay que buscarla.

  3. Para mi es maravilloso que se haya socializado la información de este modo, solo necesitamos una conexión a Internet para poder emprender cualquier aprendizaje, eso sí tenemos que aprender a filtrar contenidos, pero estoy dispuesto a ello si cambio mis fuentes de información son tan inmediatas y diversas. Nuestra única limitación somos nosotros mismos.

  4. Que buen post Ainhoa. Recuerdo cuando llegaba a casa y era toda una aventura hacerte con la información deseada ya que en ocasiones, incluso tocaba hacer un viaje a la biblioteca de mi barrio y sumergirse entre estanterías hasta dar con tan preciado volumen. Lo comparo con la situación de mi hermana, doce años menor y de la era que un solo «click» la separa de un universo de información. La digitalización en estos casos tiene sus ventajas: la facilidad, comodidad y rapidez al alcance de un movimiento de dedo; pero también sus inconvenientes: el exceso de información puede confundir a los más pequeños y como tú comentabas Ainhoa, el tan popular uso del «copia y pega» al que todos hemos recurrido alguna vez y que tan poco nos aporta. Estoy de acuerdo con mis colegas, información en cantidad requiere reflexión y un uso responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.