Contáctenos

Salta del cuadro y ¡¡Dispara!!

“No sabemos cómo las cosas son, solo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos. Vivimos en mundos interpretativos”.- Rafael Echeverría.

Observa las dos imágenes. Iguales y tan distintas.

Dentro o fuera de la foto, según te sitúes, vivirás una historia distinta, vivirás una interpretación diferente.

En la foto superior ¿no te sientes paseante de esa calle? ¿No sientes la luz, el leve calor del sol de diciembre en tu rostro, el crujido de las hojas al pisarlas?, estás adelantando a un hombre que interactúa con un árbol, parece que tiene un pincelito para limpiar o pintar algo en su corteza. Formas parte del paisaje, no estás fuera sino dentro del mismo, compañero del pintor y paseante de la misma calle.

Y ahora… contempla esta otra …

Aquí eres un mero observador de una escena, en la que el pintor está acabando su cuadro. Lo ves “desde fuera”. No sientes la luz de la calle, ni pisas las hojas caídas en la acera. Tus interpretaciones son distintas y por lo tanto, tus emociones cambian. Y esas emociones son las que modificarán tu acción. La mía fue ¡¡disparar!!.

Personalmente, me encanta estar dentro del cuadro, sentir que formo parte de ese paisaje, pero solo poniendo esa distancia, saliendo del campo, ”saltando del cuadro” para observar,   podremos cambiar nuestra interpretación y así, sintiendo otra emoción, cambiaremos (espero que para mejorar) nuestra acción.

Es un momento mágico cuando conseguimos  “saltar del cuadro y ¡¡disparar!!”

PD.- Si te gusta jugar, sube y baja con el cursor para entrar y salir del cuadro

2 comentarios en “Salta del cuadro y ¡¡Dispara!!”

  1. Una vez más, me ha encantado tu post. Estamos acostumbrados a leer publicaciones, relacionadas con los recursos humanos, que nos hablan de cómo debemos hacer las cosas. Tus reflexiones sobre las emociones te hacen verlas de otra manera y sobre todo eso “reflexionar” sobre cosas cotidianas que pasas por alto y que, quizá, sean más importantes que saber cómo gestionar tu equipo o cómo liderarlo… Vuelvo a decirte que ahora miro todo con los “ojos como platos”, para no perder detalle de nada.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *