Contáctenos

Remando al viento

Oficial de guardia abril:     Enrique Hierro
Condiciones de travesía:   Horas no trabajadas 2008: 22,2 mes, 3,6 menos que en 2007.
La IT cae 4,3 puntos en 2008. Desempleo por grados de
ocupabilidad; baja o muy baja (38,23%, -0,61), Media (38,49%, +0,05), Alta (23,28% +0,56).

 

 

Una voz recia, de metálica vibración, se elevó sobre el mar y retumbó entre las tinieblas… o el caballero Trelawney, el doctor Livesey y los demás gentiles hombres me han pedido que relate los pormenores de lo que aconteció en la isla del Tesoro, o bien llamadme Ismael. Hace años, no importa cuántos exactamente, hallándome con poco o ningún dinero en la bolsa y sin nada de especial interés que me retuviera en tierra, pensé que lo mejor sería darme a la mar por una temporada por ver la parte acuática del mundo.
Para empezar las notas de una bitácora marinera, a mi, hombre de tierra, sólo se me ocurre la literatura: el corsario negro, Jim Hawkins o Long John Silver, el capitán Ahab, personajes de la memoria y de los sueños.
Me gusta especialmente el comienzo de Melville, porque comienza como diario y se nombra con un nombre de ficción. Aunque, en realidad el comienzo es otro, es una etimología proporcionada por un ordenanza que acabó consumiéndose, a una escuela de léxico, dedicada al nombre “ballena”.
Y me gusta porque viene a cuento, porque aquí estamos en nuestro mundo, al margen de vientos y travesías, de puertos o ensenadas, perseguimos un sueño, luchamos por acabar con un problema, trabajamos con un nombre, con un símbolo… Somos la tripulación de Ahab, pero también somos Ismael o Jim Hawkins que contamos nuestras aventuras. La ventaja de ser consultores y de trabajar con la complejidad de las personas.
Tenemos al monstruo a la vista, ¿pero es ficción o realidad?, es lo mismo, sabemos que hay otras perspectivas, por eso en Persona abordamos la realidad desde las siguientes premisas:
- En primer lugar, trabajo: desde que hemos comenzado esta travesía, allá por el mes de septiembre, tanto Javier como yo e inmediatamente José Ignacio, sabíamos que la inspiración nos tenía que pillar trabajando. Hemos hecho muchas guardias y seguimos haciéndolas. Las jornadas de navegación son largas, pero en el puerto también le dedicamos horas a arreglar los desperfectos y a ajustar todos los reglajes de navegación. No importa, de momento es divertido.
- En segundo lugar, equipo: tenemos la suerte de contar con un grupo de profesionales de muy alto nivel que en este momento aportan lo más importante de un trabajo de consultoría: la experiencia, el talento, la madurez, la interdisciplinariedad.
Así, a la fuerza creativa de un autentico top ten como Javier Martín de la Fuente, a la enorme credibilidad, experiencia y calidad humana de José Ignacio Echegaray y a mi humilde aportación, tenemos que unir y agradecer el compromiso con nosotros de: Elvira, Antonio, Miguel, Víctor, Luján, José Manuel, Tony, Iñaki, Miguel Ángel, Yolanda, Isabel, Amalia, Curro… (la lista se va ampliando). El esfuerzo de cohesionar este grupo de profesionales, independientes y único en el mercado de los RRHH, es uno de nuestros retos inmediatos.
- En tercer lugar base conceptual sólida: trabajamos no sólo con recetas y con herramientas de mochileros experimentados, sino apoyándonos en principios extraídos de las teorías que consolidan nuestros valores, y nos facilitan un marco de referencia para la acción: la teoría general de sistemas, que es económica y plástica y permite una interpretación de la realidad muy cercana a las necesidades de cohesión y cooperación de las organizaciones; la teoría de la acción comunicativa, que facilita la investigación en el ámbito del habla compartida y los desarrollos teóricos acerca de la importancia de los procesos de conducta en las organizaciones, apuntalada con la aspiración a las organizaciones horizontales y el concepto de coherencia…
Con todo ello bien agitado elaboramos nuestra tesis:
Trabajamos en un marco de relaciones sistémicas, donde la comunicación entre partes es fundamental y donde la persona debe de ser la medida de los cambios; por eso procuramos influir en las organizaciones a través de sus personas, facilitándoles la mejora por medio del cambio de conducta y la creación de un marco ideal de habla.
- En cuarto lugar, metodología y técnica: es decir, cómo alcanzamos los objetivos, las soluciones que nos demandan nuestros clientes.
Nos apoyamos en las técnicas que derivan de las teorías que he mencionado de pasada: coaching, en sus diferentes variantes (para eso tenemos coachers con experiencia de años), mentorización de carreras profesionales, metodología transformacional de apoyo a los cambios de conducta, técnicas de dinamización de equipos de trabajo, algunos toques de Programación Neurolingüística y…, mucho sentido común y atención a quien tenemos delante en cada momento.
Además, nuestra oficina es un centro de apoyo: a clientes, a participantes en programas de outplacement y career mentoring, a colaboradores y asociados. Intentamos también que si hablamos de Responsabilidad Social de Empresa esta sea la que nosotros ponemos en práctica.
- En cuarto lugar, creatividad e innovación. Por que sabemos que debemos avanzar por caminos diferentes, que los tiempos siguen cambiando, y la aportación a la sociedad y a nuestro entorno, y a nuestra propia supervivencia, implican repensar continuamente lo dado. No aspiramos a cambiar paradigmas, pero sí a modificar hábitos en este mundo de la consultoría tan tendente a girar sobre sí mismo. No es el momento de grandes explicaciones, pero en los próximos meses tendréis el fruto este trabajo: os pediremos opinión, crítica y ayuda para incorporaros a nuestros proyectos.
Como supondréis, con tantas cosas en la que pensar, con tanto trabajo por delante, lo de los monstruos, crisis y demás amenazas son como elementos del paisaje, más o menos atractivos, pero casi anecdóticos. Sirven para no ser insensato, para saber por donde te mueves, a veces para soñar…
Hablando de soñar, ayer soñé que perseguíamos un sueño, que nuestro barco era tripulado por un tal Ahab, frenético y obsesionado, y que intentábamos alcanzar a un animal mitológico, del que todos huían, para darle muerte y cumplir nuestro sueño de vanidad, entrábamos en una extraña depresión marina y todo se oscurecía, estábamos cerca del final, pero… Hoy me he despertado y me he dado cuenta de que el sueño no agota la realidad, de que no se acaba en él. Hoy veo que tengo un proyecto, que trabajo con las personas de Persona en algo que, con la inapreciable colaboración de quien lee y da soporte a estas bitácoras, toma la forma de algo diferente y por ello continuará

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *