Contáctenos

Carenando

Oficial de guardia verano:  Javier Martín de la Fuente
Condiciones de travesía:   IPC interanual 1,9%, variación mes -0,4%. Tasa de Paro: 20,09%.
Población Activa: 23,122 Mill. Población Ocupada: 18,476 Mill.
Índice Producción Industrial 3,1%. 34,4% de la Población Parada encuentra trabajo en menos de 6 meses

 

Continuación de https://www.persona.com.es/1608/cuaderno-de-bitacora-julio-2009/

…. La noche fue tranquila, nuestro comandante repasó mentalmente la conversación con Rosa y se preguntó cómo le iría con los demás, en su fuero interno lo sabía.

Los truenos sonaban lejanos, el barómetro caía nuevamente y rápido, los relámpagos llegaban con un fuerte viento y las primeras gotas, empezaron a caer. Echegaray, avezado y curtido hombre de mar se adelantó a la situación y nos hizo señales desde la playa. Los oficiales con los que se aprestaba a realizar el camino no iban a ser capaces de conseguir su destino en estas circunstancias climatológicas, era mejor embarcarles nuevamente con nosotros y consultar las cartas de países más meridionales.

De esto hace un año, después de más de 10 meses luchando contra monstruos marinos de todo tipo (despidos colectivos, escasez de fondos de maniobra, puertos cerrados al crédito, corrientes de impagos…) que han hecho que nuestras bodegas se llenen y que el barco parezca pequeño hemos decidido tocar puerto y rearmarnos.

Los oficiales del Nuestra Señora del Gran Consumo, que iniciaron hace ahora un año la travesía con nosotros fueron encontrando nuevos embarques, otros muchos oficiales, más de 100 han vivido abordo y algunos siguen haciéndolo.

Inmediatamente después de partir de la playa en septiembre del 2009 pusimos rumbo sur, avistamos un navío de bandera francesa, con el castillo de proa desarbolado. Las bombas de achique les habían dejado de funcionar, no tenían prácticamente nada que echar por la borda, salvo palos y lona. Trabajamos con los oficiales durante una semana, ¿cómo conseguir avanzar si los beneficios no se pueden conseguir vía ingresos y los gastos no se pueden reducir? Eficiencia, productividad, cambio en las relaciones personales, fijación de los compromisos personales de la tripulación, alineamiento entre los objetivos personales y los de la nave. En esas fechas Rosa se hizo cargo de un remolcador.

Algunos días más tarde un oficial holandés nos hizo señales, estaba en viaje de instrucción con sus oficiales y necesitaba algo nuevo, que le motivara y les animase a participar de la gran aventura que significa bregar en aguas turbulentas. Estuvimos dos noches con sus oficiales, fueron muy agradables. Alrededor de la mesa discutimos sobre la influencia de las emociones en la gestión de la tripulación, de la incorporación de nuevas habilidades para establecer sistemas de liderazgo más eficaces. A la vuelta al barco, Leonor nos comunicó su intención de aceptar un nuevo embarque, no parecía que el estado del navío fuese muy bueno, pero precisamente ese iba a ser su cometido, encontrar los medios necesarios para que en un plazo de dos años rejuveneciese.

Allá por el mes de abril nos vimos obligados a entrar en puerto, la salud de nuestro primer oficial estaba tocada, el cansancio y las malas comidas hicieron mella en él. Mientras se reponía, organizamos en tierra diferentes eventos, desde la presentación de nuestras vivencias en METAplacement, colaborando con una prestigiosa universidad o el desarrollo de mesas redondas sobre uno de los monstruos que siguen agazapados en los fondos marinos y que suele aparecer cuando las aguas están en calma, el absentismo. Meses después volveríamos a entrar en otros puertos a organizar nuevas actividades relacionadas con el liderazgo y las nuevas formas de relación.

El 1 de junio, el contramaestre Hierro nos comunicó su intención de fletar una nueva nave que acompañaría a algunos de los oficiales que se habían ido incorporando con nosotros a la búsqueda de nuevos destinos. En ese mismo mes el Capitán Cantero, JC le llamamos nosotros abreviando su nombre de pila, Juan Carlos, tomó la decisión de embarcar y así nuevamente nos hicimos a la mar. Aprovechamos la ocasión para fletar dos nuevos buques uno en el puerto de Barcelona y otro en Valencia, ambos de menor calado que el Condes del Val, pero igual de marineros.

Topamos con un Gasero, de enormes dimensiones y en pleno proceso de cambio. Su capitán afrontaba la dura tarea de unificar dos tripulaciones y quería poner en marcha, como parte del proceso de desarrollo y cambio cultural un programa de coaching para sus segundos oficiales. En el día 17 del mismo mes, un velero precioso, de cuatro mástiles y tres cubiertas, con los mayores avances tecnológicos de nuestra era desembarco a 10 de sus oficiales, que se sumaron a los 30 que en ese momento transportábamos a nuevos destinos. En el amanecer del 18 recibimos un cañonazo de aviso por la amura de estribor de un bergantín inglés (un modo muy peculiar el de los ingleses para avisar). Sus comunicaciones estaban cortadas y la capitana no veía la forma de que sus oficiales tomasen más contacto con la tripulación. Estuvimos trabajando con ellos hasta finales del mes, con brújula, astrolabio y compás, en un proceso de 360°que revertió en la búsqueda de la responsabilidad individual de cada oficial en las relaciones con la tripulación. El 15 de julio entramos nuevamente en puerto, ahora con el objetivo de cambiar algunas de las partes de nuestro barco. Necesitábamos más camarotes, más velamen y jarcias y una nueva cubierta. El aparejo se mantenía en buen estado pero necesitaba retoques. El 17 de septiembre, después de dos meses en tierra, tendremos nueva nave, la Velázquez 126, con un castillo de popa precioso abierto al mar, una sala de máquinas amplia y con los mayores adelantos y tres mástiles que soportarán aparejos 2.0.

Han sido más de 10 Oficiales los que han pasado por nuestra flota en el último año buscando nuevos destinos, hemos dado soporte a 22 embarcaciones y a sus oficiales en el diseño de nuevos sistemas de liderazgo y de gestión de la tripulación, más de 3.000 horas de trabajo individual y siempre centrado en la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene para mejorar su situación y la de los que nos rodean. Nos hacemos a la mar en una nueva campaña, con las bodegas llenas de ilusión y mucha sidra, por aquello del escorbuto. Fin del Cuaderno de Bitácora de la Goleta Condes del Val. Se traspasan libros a la Fragata Velázquez Compañía Persona metaplacement, 1 de setiembre del año de nuestro Señor de 2010

1 comentario en “Carenando”

  1. Pingback: Navío de Línea Velázquez: Azul en la mesana Persona

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *