Contáctenos

2011, será lo que sea, pero vendrá

Esta mañana me he puesto delante del ordenador con el firme propósito de desearos un magnífico año 2011, siguiendo la tradición de otros muchos anteriores.  Al empezar a escribir me he dado cuenta de que este no es un fin de año igual que otros. El año ha sido especialmente duro para muchas personas; y por ello creo que el modo en que expreso mi deseo para el 2011 merece una especial dedicación .

La situación es, la qué es; se habrá producido por lo que sea, será responsabilidad de quien sea, estamos en una dificilísima posición, laboral, económica, sindical, empresarial, social, y todo lo que se os ocurra, por las razones que sean; pero ahí, es donde estamos.  Esperemos a cortar cabezas, cuando salgamos de esta habrá tiempo para no volver.

Porque ¡vamos a salir!, seguro.  Saldremos si queremos y, sí y sólo sí, queremos.

El 2011 debe ser un año al que tenemos que mirar firmemente a la cara y decirle desde el fondo de nuestra alma, vamos a conseguirlo, en 12 meses estaremos mucho mejor que hoy.  Aunque nos lo pongan, nos lo pongamos, cada vez más difícil, lo vamos a hacer.

Es potestad nuestra y sólo nuestra, de cada uno de nosotros, afrontar, con las herramientas a nuestro alcance, la situación macro y micro económica que vivimos.  Para ello debemos empezar a actuar. No estoy hablando de manifestarnos en la calle; quien crea que es la solución que lo haga.  No, yo hablo desde la individualidad.  Actuar pensando que es lo mejor para uno mismo y para su familia o amigos, pero actuar, dejar de quejarnos y empezar a actuar.  Basta ya de que este Presidente es un xxxx o que él de la oposición no tiene ni idea de xxxxx, basta ya.

¿Que podemos hacer todos y cada uno de nosotros por levantar la situación? Dejar de quejarnos, lo primero.

Yo por mi parte he tomado varias medidas y para el año que viene me he conjurado para tomar otras, aquí os cuento alguna de ellas. Si a alguien le sirven maravilloso y a los que no, por favor olvidadlas:

  1. He cambiado mis intereses económicos para salvaguardar a mi familia y a la empresa, con sus puestos de trabajo
  2. Planifico las inversiones teniendo en cuenta la situación, pero no cayendo en pánico
  3. Escucho más a las personas que me rodean y trato de entenderlas con mayor ahínco que antes
  4. Me comunico mucho más con mi entorno y comparto lo que pienso de manera continua.
  5. Todos los procesos, productos y servicios que vendemos llevan un fuerte componente de innovación por la reflexión lo más tangible posible.
  6. Soy positivo ante todo lo que viene y que vendrá
  7. Sobretodo no me voy a rendir, remaré y remaré hasta que a mi destino consiga llegar

Para el 2011 la política del “y tu más” debe acabar, el 2011 es el año de volver a los clásicos, yo me acuerdo de Robert Kennedy.(Video) Robert Kennedy (del 1966 al 2011)

Con él, acabo mi deseo de paz, amor y felicidad para todos nosotros en un 2011 que está apunto de llegar

Un abrazo para todos.

6 comentarios en “2011, será lo que sea, pero vendrá”

  1. Pero el tamaño si importa ¡¡¡

    Feliz entrada de año 2011 para todos.

    Como siempre Javier, hablas y escribes C.C.C. ; claro , conciso y concreto.

    Que duda cabe que hay que remar contracorriente y que no es el momento de , como niños , decir aquello de “y tu más ” . Yo,como muchos otros, tengo callos en las manos de la aspereza de los remos ( los de ahora no van almohadillados), y tengo la sensación de haber remontado el rio Colorado,El Amazonas o el mismísimo Yangtse subiendo la piragüa en la chepa por encima de la famosa presa. Pero , y aquí viene como decía al principio , el tamaño Sí importa.

    El tamaño de los colectivos , las agrupaciones y/o cualquier otra forma de aglutinamiento de individuos que ,con ese espíritu de no darse por vencido, escuchar más que nunca , ser cauto y rigurosos en las inversiones , y ser positivo , se vean apoyados.

    Vivimos en sociedad ( auque ahora se encuentre enferma) y aunque por definición la sociedad está formada por individuos,esta necesita una dirección. Estos “elementos” cuya obligación y responsabilidad ,por desgracia para nosotros a menudo torpe, interesada, egoísta e ilícita , es dirigir , no lo hacen . La consecuencia directa es que los esfuerzos individuales , se desvanecen.

    Por eso yo añadiría como 8º punto ,no pasar ni una desde las posiciones de nuestra individualidad ,hacia aquellos que tienen la responsabilidad y la capacidad de llegar dónde los indivíduos no podemos llegar .( como bien dices, el que además quiera manifestarse en la calle , que lo haga).

    Como escribiste hace algunos meses en tu blog sobre los problemas en tu “comunidad de vecinos” ,hay soluciones que podemos adoptar como individuos dentro de nuestra casa .Pero otras , deben adoptarse como propietarios de la comunidad y en beneficio de todos.

    Salud , Paz y Felicidad para todos en 2011 .El resto vendrá después.
    Arturo

  2. Gracias, Javier. Estoy totalmente de acuerdo contigo, salvo en el título de tu escrito. Este año no debería “ser lo que sea” si no “lo que nosotros queramos que sea”.
    Tal vez sea por mi edad, pero estoy hasta el mismísimo “gorro” de que una “panda” de indocumentados decidan “lo que sea” por mi. Como bien sabes, en mi actual “estado de gracia” mis prioridades son muy distintas a las tuyas, pero en algunas de ellas coincidimos bastante.
    Ojala a todos los españoles (ya está bien de autollamarlos “españolitos”) nos entre algo de cordura este año que ahora comienza y seamos capaces de culminarlo en un estatus mejor que el del inicio.
    José Vera.

  3. Creo que 2011 es una gran oportunidad para que todos nos remanguemos y nos pongamos a la tarea sin hacer caso de tanto y tanto comentario negativo. Dejemos que los politicos sigan discutiendo inutilmente. A lo mejor, sin proponernoslo, le enseñamos que las cosas se consiguen trabajando.
    Jose I. Echegaray

  4. Hola Pablo, muchas gracias por tus comentarios. Siento contestarte tan tarde. Me gustó mucho tu post, de hecho ya me había llegado. Yo entiendo la marca personal como un distintivo, un faro en la inmensidad, donde el único product manager eres tu mismo. De nada sirve esperar a que la ola te lleve sin hacer nada por esquivarla, atraversarla o surfearla. Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *