Contáctenos

Bitácora Septiembre 2011

Oficial de guardia:           Javier Martín de la Fuente

Condiciones de Travesía

IPC Interanual:                 3%

Tasa de Paro:                    20,9%

Población Activa:             23.136,70

Población Ocupada:       18.303,00

 

 

Esas islas, las que se convierten en refugio

Los frescos alisios del verano hicieron que fondeáramos en una bonita cala de una isla a pocas millas de distancia de la costa.  La travesía hasta agosto fue cómoda, los vientos amables, inflando las velas, haciéndonos surcar el océano con alegría y optimismo.

Después de semanas de descanso, merecido, oficiales y marinería nos dispusimos nuevamente a partir. En las finas arenas de las playas, en las cristalinas aguas, dejamos alegres recuerdos y maravillosas imágines. Era hora de volver.

La Velázquez cogió nuevo rumbo en los últimos días de agosto y … se acabo la paz y el sosiego.  Para empezar chalupas de directivos ataviados con plumas, caras pintadas con colores de guerra y escudos de madera trataron de abordarnos.  El hambre se dibujaba en sus caras. No son buenos tiempos para comer de un presupuesto no alcanzado ni de unos no buenos resultados económicos.  El esfuerzo de esas semanas fue tremendo.

Decidimos dejarles embarcar.  Establecimos un marco de relación con ellos, los espejos del coaching y las piedras brillantes del cofre del mentoring no eran suficientes.  Empezamos por entender como los pobladores de la aldea que dirigían plantaban y recolectaban. Uno de ellos, el que parecía mandar más, su Director General, contó como animaba y daba instrucciones a la población.  Si las cosas seguían así, tendrán que seguir adelgazando. Demasiado peligroso.

Fueron jornadas interminables. En cubierta y bajo un sol de justicia, desarrollamos escenas de teatro haciéndoles rememorar su comportamiento y su conducta con el pueblo llano, buscando otras vías más eficaces.  Por fin dejaron las plumas, los escudos y las pinturas de guerra, habían visto sus propias alternativas y volvían a ser personas.  De directivos pasaron a ser líderes.

Seguimos la travesía, aunque por poco tiempo, la borrasca se nos echaba encima y en el mar flotaban restos de otras embarcaciones, algunas de ellas con náufragos que recogimos y ayudamos.  También encontramos otras naves que se arranchaban para capear el temporal.

Los silbatos se oían cuando nos aproximábamos a ellas, ¿cómo consigo que los cambios y las nuevas órdenes sean asumidas, sin miedo, sin reservas por la tripulación?  A mediados de mese, habíamos embarcado a 6 oficiales de otras tantas naves.  Con todos ellos seguimos trabajando, pero ya dan órdenes en sus respectivas responsabilidades para conseguir que la tripulación se comprometa con la situación.

Un nuevo lema hemos clavado en la proa de la Velázquez, “las personas interpretan roles y los líderes deben trabajar no sólo con el rol, sino también con la persona”

En estas aventuras llegamos a los últimos días de septiembre.  Tuvimos que reforzar la tripulación, se incorporó Eva, y recurrimos con frecuencia a la ayuda de Javier, Curro, Sofia, Tony y Antonio. Los necesitamos.

A medida que pasa que nos adentramos en el mar oscuro y embravecido, más tiempo necesitamos para analizar las necesidades de quienes, como nosotros, navegan por estas aguas.  Cada uno tiene situaciones diferentes, necesidades alternativas  y tripulaciones, oficiales y marinería, con distintos grados de desarrollo. Algunos siguen con las plumas otros con las pinturas de guerra.

La Velázquez y su tripulación avanzan sin descanso. Dos nuevas embarcaciones se han añadido a ella y la flanquean, la ARS, especializada en buscar soluciones que permitan reflotar náufragos y la Attittud, desde donde se capta el talento que cada nao necesita.

Llevamos aceite para amainar la tormenta, las lámparas del castillo de popa están encendidas, las lonas arregladas, las cuadernas ajustadas. No habrá tormenta que nos detenga mientras haya salvajes a quienes evangelizar y oficiales a los que ayudar.

1 comentario en “Bitácora Septiembre 2011”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.